Vídeo noticias por cortesía de agencia RoiPress

viernes, 24 de enero de 2020

Cómo invierten los españoles





ESPAÑA / INVERSIÓN - El uso del teléfono móvil para gestionar inversiones es cada vez más habitual, gracias al avance tecnológico que han experimentado las plataformas de inversión, con las que en tan solo unos segundos, se pueden comprar acciones de empresas de cualquier Bolsa mundial, así como la posibilidad de invertir sobre una infinidad de índices bursátiles, materias primas, divisas o las recientes criptomonedas, con unos costes cada vez más ajustados.


  •   En el caso de los inversores españoles, es imprescindible que el Broker esté regulado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).  


Es por ello, que desde hace poco tiempo ha habido una "democratización" en los Mercados Financieros, haciéndolos cada vez más accesibles a cualquier persona. Durante el año pasado, según una encuesta de Popcoin -el gestor digital de Bankinter-, dos de cada cinco españoles, con capacidad de ahorro, decidieron invertir en algún producto financiero. Según este informe para el 51% el objetivo de la inversión era la conservación del capital, más que la eventual rentabilidad (36%), y el 41% estaba satisfecho con obtener un beneficio del 5%, mientras que un 24% afirmaba conformarse con batir la inflación.



publicidad



Existen apps que ofrecen una capacidad de inversión muy superior a las antiguas plataformas y que, además, brindan la posibilidad de estar "al tanto" de todo lo que sucede en el mercado de forma fácil, con vídeo-análisis de expertos en castellano y sin tener que estar pendiente, ya que es la propia aplicación la que nos notifica cada vez que sucede algo importante en el mercado.


Pero, ¿cómo son estos inversores?, ¿los españoles tenemos un perfil de inversor definido?,  ¿somos más cautelosos que nuestros vecinos europeos? Del mencionado estudio se desprende que existe un alto porcentaje de personas que invierten menos de 10.000 euros. Para éstos, encontramos los fondos monetarios, que son activos de renta fija a corto plazo y que ofrecen una rentabilidad aproximada de 0.10%, activos de renta fija a mayor plazo, que pueden llegar a rentabilidades de 0.5% y los activos de renta variable que tiene una rentabilidad anualizada del 6%.


Por tanto, el pequeño inversor ¿cómo debería actuar?. Según el analista de XTB, Joaquín Robles, "podemos diferenciar tres tipos de inversor: conservador, moderado y agresivo, siempre atendiendo a la situación personal de cada individuo, así como el objetivo que tiene para el ahorro". Y matiza que en estos momentos es complicado obtener una rentabilidad que supere a la inflación sin asumir riesgo. "Los bonos están en mínimos históricos presionados por los altos niveles de incertidumbre y las compras mensuales de activos por parte del BCE. Mientras que la renta variable, a pesar de haber ofrecido una rentabilidad de doble dígito durante este año, se encuentra en los niveles mas altos de la última década a media que los principales datos macroeconómicos están empeorando".



publicidad



Robles indica que "conociendo como está ahora la situación, para una cartera conservadora  aconsejaría invertir el 90% del capital en un fondo monetario, y el 10% restante en renta variable. Con esta distribución la rentabilidad anualizada podría llegar al 1% anual". En este caso el rendimiento es muy bajo, pero el principal objetivo para este perfil es la preservación del capital.


"Si nos vamos a un perfil moderado, la distribución del capital sería el 30% monetario, 30% activos de renta fija y 40% de renta variable". El experto indica que con esta distribución se pueden optar a rentabilidades ligeramente superiores al 3%, ya que todavía sigue habiendo una alta exposición a renta fija. 


Y ante un perfil "agresivo", desde XTB proponen destinar un 10% de fondos monetarios, 20% en activos de renta fija y el 70% en renta variable, con un objetivo de rentabilidad anualizada cercana al 6%.


Y estos tipos de perfiles, se podrían extrapolar a los inversores europeos, o ellos se diferencian claramente de los españoles. Joaquín Robles comenta que hasta hace poco los inversores españoles invertían la gran parte de sus ahorros en productos de renta fija, sin embargo, la escasa rentabilidad que estos ofrecen ha provocado un mayor interés por los productos de renta variable. Esta situación ha obligado a los inversores españoles a adquirir una mayor cultura financiera, ya que cada vez son más los clientes que desean sentirse partícipes en sus decisiones de inversión.


En renta variable, las posibilidades son mucho mayores, ya que hay productos para todo tipo de inversores, los que cuentan con menos conocimientos pueden optar por fondos de inversión gestionados por profesionales, por carteras modelo o comprando directamente un índice bursátil. Mientras que los más experimentados pueden gestionar su propio capital, gracias a la gran cantidad de activos que ofrecen los principales intermediarios financieros.


Y matiza que siempre "es muy importante a la hora de realizar inversiones contar con un intermediario que ayude al cliente para que consiga sus objetivos financieros, poniendo a su disposición la ayuda necesaria para desarrollar esta actividad. Además, tener muy en cuenta la  seguridad del intermediario, pues estamos tratando con productos financieros, por lo que la transparencia y la regulación deben de ser exquisitas". 


En el caso de los inversores españoles, es imprescindible que el Broker esté regulado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Este aspecto es de suma importancia porque los clientes se sienten en todo momento protegidos por el regulador local, a diferencia de la mayoría de intermediarios cuya supervisión se realiza desde países con regulación más laxa como Malta, Chipre o Islas Mauricio, y que dejan a los inversores en una situación de profunda indefensión frente a su entidad financiera. Además, el capital de los clientes debe estar en territorio nacional, de forma que, en ningún momento la regulación y la supervisión puedan escapar del control del Banco de España.


No hay comentarios:

Publicar un comentario